Una fiesta única

El Día de la Almadía se reinventa cada año. La fiesta que homenajea a los hombres y mujeres que vivían alrededor de la madera y de su transporte por los ríos es una manera también de reivindicar los valores del Pirineo.
Agradecemos, más que nunca, la colaboración de cientos de personas para que la fiesta siga viva: a los y las jóvenes que aprenden de veteranos cómo se construyen y cómo se navega en una almadía, a las organizadoras de los bailes populares, a las lavanderas, a los que organizan aparcamientos, a los que animan la jornada con música, puestos, actividades para los más pequeños y para los mayores. Todos hacen suya la fiesta porque suyo es el Día de la Almadía.

Burgui os da la bienvenida en nombre de todos los almadieros y almadieras de los valles de Roncal, Salazar y Aezkoa. Aquí veréis bajar a las almadías por el Eska pero tenéis mucho más para pasar una jornada inolvidable: el mercado de productos artesanos, la Feria de Queso con Denominación de Origen Roncal, la entrega de la “Almadía de Oro”, hinchables para los más pequeños, actuaciones musicales, bailes tradicionales, txarangas, visitas al Museo de la Almadía, la comida popular… Te esperamos en el Día de la Almadía, disfruta del Pirineo. OnkiXin!!!