El cantante y deportista Serafín Zubiri, premio Almadía de Oro 2019

En la edición de 2019, una de nuestras Almadías de Oro va a recaer en la persona de Serafín Zubiri, uno de los tres invidentes que hace ahora 25 años subieron hasta la cima del Aconcagua, el monte más alto de América con 6.962 metros, en la frontera de Argentina con Chile.

Cuando hablamos de Serafín Zubiri lo contemplemos desde otra perspectiva, con el consiguiente riesgo de que nos quedemos, que no es poco, en valorar simplemente el esfuerzo que hace por superarse frente a las adversidades derivadas de su condición de invidente. Y cierto es, sin duda, que ese esfuerzo le hace más grande todavía, más admirable.

Serafín Zubiri tiene una voz prodigiosa, que le llevó a Eurovisión y de la que seguimos disfrutando en conciertos y giras. Serafín es conocido también por su amor a los retos deportivos, detrás de los que hay un entrenamiento constante. Son esas condiciones físicas las que le permiten estar presente en maratones, correr en bicicleta y en patines, ascender a montañas de varios miles de metros de altura… Por eso, por lo uno y por lo otro, la Almadía de Oro a Serafín Zubiri tiene un doble valor el de la capacidad y el de la superación, superación que hace todavía más grande la capacidad. El reconocimiento almadiero es también, tal vez por encima de todo lo demás, para esas otras cualidades de bondad, humildad, sencillez… que hacen de Serafín Zubiri una persona grande: todo un referente. La Asociación de Almadieros lleva varios años trabajando para hacer más accesibles el paseo “Burgui, pueblo de los oficios” o el Museo de la Almadía y queremos, con la almadía de Oro que se otorga a Serafín Zubiri, dar una mayor proyección a los esfuerzos por mejorar la accesibilidad en los entornos rurales y en el Pirineo.

Almadía de Oro para el voluntariado de Tolosa

La entrega de la Almadía de Oro de este año va a ser muy, muy especial: se otorga a un colectivo que puede parecer abstracto pero que es tan concreto como personal. Desde hace décadas, muchas de las iniciativas que se han puesto en marcha en el colectivo almadiero no habrían llegado a buen puerto sin la ayuda y la desinteresada colaboración de los voluntarios y voluntarias de Tolosa.

Muchos de ellos están asociados en torno a Elizpe Elkartea, una sociedad que se instaló en Burgui hace 28 años pero la implicación de los tolosarras en la vida de la localidad y del valle va mucho más allá. El voluntariado de Tolosa se implica en trabajos que no están pensados para el lucimiento personal y sí para que todo salga rodado: organizan los aparcamientos el Día de la Almadía; se ofrecen para cualquier tarea en el cross de la Almadía, incluyendo la de ser los jueces de la carrera; montan un pasacalles con txistus; se ofrecen para lo que haga falta, con lo que todos sabemos que, ante cualquier necesidad, siempre habrá algún tolosarra dispuesto a ayudar. Su presencia en el Día de la Amadía o en “Burgui, pueblo de los oficios” ha sido siempre de gran ayuda, un auténtico lujo.

Este premio está dedicado a todos los tolosarras que aman el valle de Roncal, que son y han sido muchas las personas hasta que nos alcanza el recuerdo. Por ello, puestos a personalizar en alguien, hemos querido acordarnos de Joselu Andueza, una de las personas que más se implicó en las actividades de Burgui y del Pirineo de Navarra y será uno de sus familiares el que bajará en la almadía en representación de esa gran familia tolosarra a la que tanto deben Burgui y, por extensión, también el Valle del Roncal.