Federación Navarra de Deportes de Montaña y Escalada, premio Almadía de Oro 2017- ESPÍRITU MONTAÑERO

Las Almadías de Oro de este año tienen un mismo espíritu, una misma intencionalidad; se mimetizan ambas con esa cualidad de esfuerzo, en el medio natural, por alcanzar un objetivo. Exactamente lo mismo que había detrás del trabajo de cualquier almadiero.

En esta ocasión desde la Asociación Cultural de Almadieros Navarros se ha entendido que era hora ya de reconocer el espíritu montañero que ha impregnado durante siglos a la sociedad navarra, y muy en particular a la sociedad roncalesa. Cierto es que en estos siglos ha habido una evolución; se ha pasado de hacer la vida en el monte, a acudir al monte buscando la cima. Y ese ascenso hacia la cumbre se ha convertido en deporte y en estilo de vida. Se ha pasado de montañeses a montañeros y montañeras, sin impedimento de que en los valles pirenaicos ambas cualidades convivan.

El esfuerzo ascendente del montañero nos conecta de lleno con el esfuerzo de aquellos almadieros de antaño. El montañero busca llegar a la cumbre, donde su esfuerzo se ve recompensado, y el almadiero buscaba llegar a buen puerto, en donde su esfuerzo también se veía recompensado.

LA ALMADÍA DE ORO RECONOCE EL TRABAJO REALIZADO DURANTE DÉCADAS Y LA VINCULACIÓN DE LA FEDERACIÓN DE MONTAÑA CON EL VALLE DE RONCAL, BELAGUA Y TODA ESTA ZONA DE LOS   PIRINEOS

Y el esfuerzo descendente del montañero también nos conecta y nos identifica con las almadías, con la madera convertida en balsa. Madera que desde el bosque de alta montaña, mediante el tantas veces olvidado barranqueo, bajaba hasta el fondo del valle, hasta los cauces fluviales. Allí, en los ataderos, era convertida en balsa que posteriormente navegaba hacia otros destinos. Algo así como el viaje de regreso del montañero desde que inicia su descenso.Hoy es el día en el que, en nuestra historia, hemos visto a nuestros troncos llegar hasta alta mar reconvertidos en mástiles de barcos, y hemos visto también a nuestra bandera roncalesa llegar hasta la cima del Everest. Y entre un ejemplo y otro hay generaciones y gene- raciones de almadieros, y hay también generaciones y generaciones de montañeras y montañeros navarros. Todas y todos han utilizado un mismo idioma, el del esfuerzo, y el de la convivencia aliada con el medio natural.

Es por ello que esta Almadía de Oro que este año 2017 se va a entregar a la Federación Navarra de Montaña y Escalada es más que entendible, es algo simplemente lógico y natural

Premio Almadía de Oro 2017 -LAURA SOLA

¿Por qué no intentarlo? Estas cuatro palabras, entre interrogantes, resumen a la perfección toda una filosofía de vida, que se traduce a su vez en toda una vida de superación.

“¿Por qué no intentarlo?” es el título del blog de la deportista Laura Sola, roncalesa de Uztárroz, que ha consagrado buena parte de su vida al esquí de montaña y al trail running, dos modalidades deportivas en las que está brillando y triunfando a base de tenacidad y de constancia, pero a la vez dos modalidades deportivas que, siendo meritorias como ninguna, no tienen el escaparate que tienen otros deportes, principalmente además en su versión masculina.

DESDE LA FILOSOFÍA ALMADIERA UNIMOS NUESTROS BRAZOS   PARA SEÑALAR CONJUNTAMENTE A  ESTA PAISANA NUESTRA, LAURA, PARA LLAMAR LA ATENCIÓN SOBRE SUS MÉRITOS DEPORTIVOS Y HUMANOS

Es por eso que este año, no conformes con ese anonimato, desde el colectivo de los almadieros y desde la filosofía almadiera, que tanto sabe de esfuerzo, de superación y de anonimato, unimos nuestros brazos para señalar conjuntamente a esta paisana nuestra, Laura, para llamar la atención sobre sus méritos deportivos y humanos, para destacar su grandeza, para decirle que aquí, en su tierra, la valoramos, reconocemos y admiramos cada uno de sus triunfos; y con la concesión a Laura Sola de la Almadía de Oro le decimos que en nuestro escaparate tiene sitio. Queremos que se le vea bien, que se hable de ella, y que a través de su lema,

¿por qué no intentarlo?, se convierta en referencia y ejemplo de lucha en medio de una sociedad tan propensa a la resignación y a tirar la toalla. No solo premiamos con esta Almadía de Oro unos resultados brillantes sino que, muy por encima de ello, premiamos el esfuerzo y la capacidad de superación. Doblemente campeona.

¡Felicidades, Laura!