Pueblo de los oficios

En los últimos años, en la localidad de Burgui (Valle de Roncal – Navarra) se está realizando un importante esfuerzo por recuperar su propia historia y su pasado a través de la reconstrucción de diferentes oficios y antiguas formas de vida y de trabajo.

Su máximo exponente es la celebración anual del Día de la Almadía, sin embargo, en el año 2003 impulsado y coordinado por la Asociación de Almadieros Navarros y con el apoyo del Ayuntamiento de Burgui, nació el proyecto “Burgui, pueblo de los oficios” con el que se está llevando a cabo un proceso de recuperación del patrimonio a partir de la reconstrucción de diferentes oficios característicos del pasado de la localidad mediante el trabajo voluntario y desinteresado de sus vecinos.

Estas acciones, organizadas bajo la modalidad de voluntariado, no sólo están permitiendo crear un importante recurso de promoción turística y cultural de Burgui, sino que contribuyen a establecer vínculos de amistad y compañerismo entre quienes colaboran en los trabajos, a la vez que generan ilusión por los nuevos proyectos planteados para llevar a cabo.

Los diferentes trabajos se vienen desarrollando desde el verano del año 2004, durante los sábados de los meses de julio, agosto y septiembre principalmente.

Almadiero, nevero, calero, carbonero, panadero, cantero, aserrador… son oficios que poco a poco vuelven a estar presentes en Burgui, creándose un recorrido interpretativo en torno a las antiguas formas de vida y de trabajo propias de los pueblos y valles pirenaicos.

Este es Burgui, un pequeño pueblo pirenaico que apuesta por afrontar su futuro a partir -precisamente- de su pasado y de sus formas de vida tradicionales, recuperando su patrimonio local como recurso turístico, histórico y cultural.

VOLUNTARIADO

carbonera079Las diferentes reconstrucciones que forman parte del proyecto “Burgui, pueblo de los oficios” han sido llevadas a cabo de forma voluntaria y desinteresada por numerosos voluntarios de la localidad que, con su esfuerzo, trabajo e ilusión, han conseguido crear un importante recurso y reclamo turístico para el pueblo de Burgui basado en las antiguas formas de vida y de trabajo.

Estas intervenciones se realizaron -principalmente- durante los veranos de 2003 a 2009 y han permitido recuperar elementos patrimoniales en ruina como la nivera (pozo de nieve) y un pequeño puente medieval, o recrear nuevos elementos como una calera, una carbonera, un horno de pan o un aserradero. Otras intervenciones consistieron en la limpieza y acondicionamiento de sendas o fuentes, la creación de merenderos, la adecuación de espacios o la colocación de mobiliario en la localidad.
Además de todas estas actuaciones, el principal motivo de satisfacción ha sido el grado de compañerismo, confraternidad e incluso amistad que se ha creado mediante el trabajo en equipo de todo un pueblo.

Son muchos los vecinos y visitantes que de una forma u otra, directa o indirectamente, han colaborado y participado en alguna de las muchas tareas y actividades que durante estos años se han ido organizando. Tantos son los voluntarios que sería una imprudencia tratar de nombrar aquí a todos, por lo que a través de estas líneas queremos hacer extensible a cada uno de ellos nuestra gratitud y homenaje por su dedicación, esfuerzo e ilusión.