QUESO  DE RONCAL, EL  TESORO  DE  LOS PIRINEOS

Un queso asociado a un territorio, a un valle histórico, a una lengua antiquísima, a un paisaje humano y cultural, a unas tradiciones muy arraigadas, a una forma y un estilo de pastoreo, a unas razas muy concretas y autóctonas de ovejas.

Este es el Queso de Roncal, este es su valor, y esta es su riqueza. El Queso de Roncal es nuestro tesoro, es… ¡el tesoro de los Pirineos!

SABOR, CALIDAD… HOY, Y DESDE SIEMPRE. SABOR Y CALIDAD. ENMARCADAS EN UN TERRITORIO Y EN UN  PAISAJE CON HISTORIA, EL  DEL VALLE DE  RONCAL

Queremos que la gente lo sienta así. Pero, pese a todo ese aval que nos hace diferentes y únicos, dejaría el Queso de Roncal de ser un tesoro si detrás de toda su historia y toda su tradición no hubiese, actualmente, un mimo y un esmero, como el que hay en todo el proceso, desde la selección de la leche de ovejas latxa o rasa, hasta su secado y curación, todo ello acompañado de una escrupulosa limpieza en su elaboración y manipulado, para garantizar el conjunto de todo ello un sabor y una calidad de primera.

Sabor, calidad… hoy, y desde siempre. Sabor y calidad enmarcadas en un territorio y en un paisaje con historia, el del valle de Roncal.

Así es el queso de esta tierra nuestra, así es el tesoro de los Pirineos.